1

A unos días del estreno de Joker, decenas de blogs, periódicos, columnas y reseñas derramaron en serie numerosas y extravagantes teorías sobre la película que convirtieron al internet en una casa de espejos de feria en la que cada texto dedicado al mítico payaso nos devolvía un reflejo deforme del que acudimos a ver en franca peregrinación en la gran pantalla.

El Joker (o Guasón, como le decimos en México) es hoy tan reconocido y venerado en la cultura pop que incluso cabe hacerse la pregunta: ¿será en realidad él el protagonista de la dupla de héroe y villano que conforma al lado de Batman? Una prueba de ello es que el suceso del año es el impacto que generó la película, mismo que dejó a Batman y sus 80 años con todo y su batiseñal en las principales ciudades del mundo en un muy segundo plano.

La versión del entrañable payaso maligno confeccionada por Tod Phillips es espléndida en virtudes. La más significativa es la encarnación que de él hace el actor puertorriqueño Joaquín Phoenix que, conjugada con una intimista dirección y una agobiante y lúgubre fotografía, dan vida a un guion redondo y verosímil que da pie a una versión del origen del personaje.

 

Joker es un relato verosímil

De acuerdo con el más básico y simple análisis actancial (modelo semiótico propuesto por Julien Greimas por mencionar uno de los más clásicos), un relato puede analizarse desde las acciones de los sujetos que participan en la trama. En este modelo, todo relato comienza con un sujeto que tiene un objetivo; un destinador, que es el motivo que mueve al sujeto; un destinatario, que es el beneficiario de que se cumpla el objetivo (puede ser el mismo sujeto o su clan o comunidad); y, por último, ayudantes y oponentes que intervienen en distintos grados y con diferentes fuerzas antes de alcanzar el final.

Así como este modelo hay muchos, y todos nos ayudan a apreciar la verosimilitud de una historia, cualidad que las conecta con la actualidad a la que pertenecen y, en algunos casos, las vuelven atemporales al reflejar la esencia humana tras una alegoría humana de carácter universal (lo cual solo puede conseguir una obra maestra, de las cuales, por definición, hay pocas en la historia de la humanidad). En este sentido y, quienes ya la vieron, pueden identificar los actantes descritos en el modelo e identificar las funciones de los personajes de la película. Podemos decir entonces que el guion es preciso y verosímil, redondo en términos generales (quizá con un asterisco en el final que pareciera funcionar como la ya gastada estrategia de la escena poscréditos de las películas del verano).

Cuando la película es película

¿Joker  es una obra maestra? Lo dudo, pero no la puedo descartar sin fundamentos, lo cual no es el objeto de estas líneas. No obstante, es una película que gustó tanto y es tan aclamada que inmediatamente invita a justificarla como tal. Es entonces cuando comienzan los soliloquios: “me gusta tanto que quiero que me hable de lo que yo quiero”… o, en caso contrario, “me disgustó tanto que necesito exhibirla ante la opinión pública”.

A esto es a lo que llamo la insoportable levedad de la sobreinterpretación, de lo cual dejo algunos ejemplos:

Filosófica: La última película del famoso villano nos va mostrando como paulatinamente Arthur Fleck se va convirtiendo en el Joker. Una evolución que podría verse como las etapas que el ser humano va enfrentando hasta que llega a ser el «Superhombre» nietzscheano. Adrián Moros de Afcar Media.

 Sociológica: Joker no es un producto de las experiencias vividas sino la elección de una posición en la existencia a la que Freud se refirió como “insondable”. Alejandra Jalof de Página 12.

Literaria: Él, como Molière, sabe que la comedia es venganza, que se hizo para destruir, y lo lleva al paroxismo, el payaso ya no es la escupidera de las risas cretinas, ahora es el verdugo, ahora se encumbra en el filo de su hacha. Avelina Lésper, Milenio.

Comparte!
Eduardo Cortés
Humilde obrero de las letras.

    You may also like

    1 Comment

    1. […] Pareciera que a días de que comenzó la filmación todo está pintado para un fracaso cinematográfico. Pero si en algo nos ha sorprendido siempre Hollywood es en darnos grandes sorpresas, y si no recordemos  cuando anunciaron a Heath Ledger como el guasón  en la trilogía de Nolan sufrió una serie de críticas y nadie nada un centavo por esa actuación  y sin embargo se convirtió en  uno de los mejores guasones de toda la historia (me atrevo a decir que solo superado el año pasado por Joaquín Phoenix  de la mano del director (Todd Phillips)  pasen a leer la reseña que hicimos de The joker aquí en  karma brutal. […]

    Leave a reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *