Justo días antes de que se lleve a cabo el Corona Capital y el anuncio del cartel oficial del vive latino 2020, me encontré con un tweet de Olivia Luna (@lunaolivia), donde indicaba que los festivales eran moda y como toda moda, bajaría la demanda con el tiempo y regresarían las producciones unitarias, muchos dijeron que ojala, otros que no lo creían, otros subrayaban la aseveración.

Muchas aristas y puntos de vista se abren con este tipo de temas, lo lamentable y de lo que deseo escribir en estos momentos, es en justo las “modas” que la misma economía nos va imponiendo y hemos normalizado sin darnos cuenta, por eso hoy tenemos los principales puntos a tomar en cuenta para poder asistir a un festival de música hoy en día.

1. MSI

A mi parecer, el punto de inflexión radicó en el momento en el que nosotros como público que paga por un evento cultural cualquiera que este sea, aceptamos caer en el tan en boga “meses sin intereses”, me parece una burla de las empresas productoras ofrecer un espectáculo a precios tan inalcanzables que tengamos que dedicar 3, 6 o hasta 12 meses de nuestro trabajo por disfrutar un evento de escasas 2 o 3 horas (si bien nos va), pero era natural que este ámbito cayera en la cultura del crédito, es una realidad que nuestra economía vive del crédito.

2. Preventas exclusivas

Si a esto le agregamos las preventas bancarias exclusivas lanzadas un par de días antes donde vuelan los boletos y dejan muy pocas opciones a los que optamos por una compra en la venta general, incluso ya sin ser preventa me he topado con dificultades de poder registrar un medio de pago de un banco en particular y obligándome a acudir a cierto banco a aperturar un producto que en verdad no deseo ni necesito.

3. Ventas a Ciegas

Pensemos también en esta peculiaridad de ahora comprar boletos por algo que aún desconocemos que vamos a ver, realizan ventas a ciegas sin hacer de conocimiento público la oferta musical que se podrá “disfrutar” en la fecha pactada, podemos darnos una idea ¿?, tal vez, sin embargo durante los meses que preceden justo entre la venta de boletos a ciegas y el momento en el que se publica el cartel en su totalidad, cruzan mil carteles fake que algunos emocionan y otros espantan, pero la realidad es que sigue siendo una compra a ciegas.

4. General, VIP, Meet&Greet

Una vez abierta la convocatoria para la venta prosigue la toma de decisiones de qué paquete adquirir, el caro, el más caro, el repinche caro o el carote ¡!! General, general con acceso a gradas, el VIP, el meet and greet, el ultrauberspecial ¿?? Todos verán el mismo espectáculo, ah! lo olvidaba, unos tienen acceso a una cantinita, otros a un bar lounge, otros a hacer fila a los sanirent, otros a baños con agua, otros a la zona infantil, vaya un sinfín de opciones y oportunidades que debemos tomar en cuenta para nuestra comodidad.

5. Pulseras prepago

Pero cómo ¿?? Mi dinero ya no vale aquí adentro ¿? Otro tema especial es el de las pulseras prepago para la compra de souvenirs, alimentos y bebidas dentro del venue, de entrada partamos con la premisa de que la tecnología no tiene palabra, de ahí llegamos a personas que no pudieron comprar una sola cerveza en un evento de todo el día a rayo de sol porque el sistema no reconoce los 3 mil pesos que precargó como mínimo para poder sobrevivir todo el evento, y si tomé la decisión de pagar todo un año calendario mes con mes el acceso a la zona VIP ahora tengo que ir preparado por toda la gama de comida gourmet que ofrecen y que hoy en día ya también es todo un suceso, restaurantes de moda, taquerías elegantes y demás es lo
que podemos encontrar en estos festivales.

6. Venues nunca antes escuchados

La centralización de México sigue siendo un tema que entorpece la economía de nuestro país, y por eso es que prevalecen algunos problemas en la sociedad, afortunadamente en el ámbito de los festivales esto ha ido menguando, y hoy en día tenemos una oferta muy amplia de estos festivales a lo largo y ancho de nuestro país, CDMX, EdoMex, Puebla, Monterrey, Guadalajara, etc., todos ellos en venues cada vez más y poco conocidos, motivo que nos lleva a un punto extra a tomar en cuenta dentro del presupuesto, muy seguramente una noche de hospedaje.

7. Carteles inclusivos

No es que no esté de acuerdo en la pluralidad y diversidad de las artes, sin embargo siempre he creído que cada expresión tiene su lugar para ser exhibida con mayor naturalidad, no niego la música regional mexicana, existe, bailo (según yo), es decir, no me molesta, de hecho en un festival que estén dentro del line up bandas de diversos géneros estilo Los Ángeles Azules, Mi Banda el Mexicano, La Orquesta de Pérez Prado, Bronco, y el reciente anuncio de Alejandro Fernández la verdad es que no me molesta, lo que tal vez se ponga en entredicho es que esta corriente se ha tomado como moda para captar incluso más público, y no sé si sea la mejor forma de hacerlo, la realidad es que está funcionando ante la falta de headliners de peso novedosos.

8. Venta de boletos por fases

Por último pero no menos importante y sobre todo sin sentido encontramos la venta por fases que por más que se analice no se le ve lógica, pies ni cabeza, entiendo que es una estrategia de venta para mayor recaudación de fondos, sin embargo no creo que el público se merezca un trato de este estilo y termine pagando mil pesos extras sólo porque el sistema de venta de boletos se saturó y no permitió el acceso hasta horas después una vez que la Fase II, III, IV……..XX, se han cerrado

Comparte!
GL
Inge, papá y esposo, y cuando se puede escucho música

    Podría interesarte