Te alistas en casa con tu outfit más cómodo, no el más chic ni el más cool, ni el más estrafalario, es algo que al “rockero” caracteriza, no le importa mucho el cómo se ve, jeans de mezclilla, tenis tipo convers negros viejos (importante nunca lavarlos), una playera de alguna banda (mientras más desconocida o vieja mejor) y si bien va, pues una chamarrita por si el clima.

Te quedas de ver con tus amigos para el precopeo y entrar al venue ya entonado, llegas al lugar y pasas por una revisión algunas veces muy ligera algunas veces muy exastuosa, entras y alcanzas a escuchar a lo lejos como esta ya uno de los roadies haciendo la prueba de sonido en la tarola, luego el tom de piso, el bombo, se escucha una guitarra y como la afinan, todo esto en lo que te diriges hacia tu lugar o bien compras la primer cerveza de la noche.

Ya dentro del venue, ves hacia el escenario y ves a un ejercito de personas que están afinando los últimos detalles, desde revisar que todo este conectado como debe, que todo suene como debe de sonar, miras hacia arriba y ves como en el PA que desplegaron en el lugar a los ingenieros colgados desde lo más alto.

Se realiza la prueba de luces y se escucha una cuidadosa (cuando bien nos va) selección musical que ameniza la espera; es una regla no escrita cuando llega la hora marcada en el boleto y el concierto no comienza, que el público intuye es el momento de comenzar con el ritual, pues se dejan escuchar los “a ver, a ver, a ver, a ver, a ver, a ver, a ver, a ver, a ver, a ver, a qué horaaaaaaaaa!!!!”, los chiflidos pidiendo se apresure a salir a escena el artista en turno, entre muchos otros gritos espontáneos chuscos que siempre hacen reír a más de uno.

El concierto transcurre con normalidad, las canciones van y vienen, se corean, se abuchean, se sienten, y un largo etcétera.

Toca el turno de regresar a casa y todo se almacena en la memoria de los asistentes como un grato muy grato recuerdo.

Todo eso ocurre cada noche y los héroes anónimos carecen de reconocimiento, ellos no viven del aplauso, ellos no viven de la adrenalina que da un éxito en la cumbre de la noche, para ellos la adrenalina es cuando el tiempo corre y el venue no está listo, cuando un tráiler o una caja de elementos técnicos fue enviada a otra ciudad, cuando saben que todo tiene que sonar y quedar a la perfección para que cuando llegue el público puedan disfrutarlo y en efecto, el recuerdo quede almacenado en un lugar privilegiado de la memoria, cuando el público se va y se tiene que desmontar cada elemento que fue montado días antes.

El Crew son esos héroes anónimos, los roadies, los ingenieros de sala, de iluminación, los que arman el escenario, y todo el graaaaaaaaaan equipo que hay detrás.

Que más se puede decir en esta pandemia que no se haya dicho ya, existen personas con privilegios para poder quedarse en casa y seguir recibiendo una quincena (buena o mala) puntualmente, ellos, los héroes de los que hablamos en esta ocasión no tienen ese privilegio, es por eso que Meme del Real de la mano de algunos otros artistas como Julieta Venegas y Leon Larregi encabezan el proyecto #VaPorElCrew.

#VaPorElCrew es un proyecto que pareciera ser solamente una plataforma de recaudación de donaciones (porque lo es) para poder apoyar a las personas que se dedican a esto y necesitan que les tiremos una mano, sin embargo los artistas lo han llevado más allá, en vaporelcrew.hipgive.org además de recibir estas donaciones altruistas, los artistas han decidido donar algunas de sus pertenencias para realizar una suerte de subasta para recaudar fondos, además encontrarás merch del movimiento, los costos si hay algunos que pareciera estar muy altos pero otros no tanto.

Los invitamos a formar parte de este movimiento esperando que toda esta gente logre sortear estos momentos tan complicados que vive el sector del entretenimiento, en verdad hay artículos que merecen mucho la pena.

Karma Brutal se une al movimiento #VaPorElCrew esperando pronto volvernos a ver en un evento en vivo.

Va por ellos que ellos ya han hecho mucho por nosotros.

Esta #vaporelcrew porque sin crew no hay show.

Comparte!
GL
Inge, papá y esposo, y cuando se puede escucho música

    Podría interesarte